Artículos

Volver atrás

TIEMPOS MODERNOS

Por Consol Iranzo CEO de Karisma el 08/04/2014

Para los lectores que no hayan tenido la oportunidad de ver “Tiempos Modernos”, película producida, dirigida y protagonizada en 1936 por el gran Charles Chaplin, les recomiendo encarecidamente que lo hagan.

“Tiempos Modernos” –en mi opinión una obra maestra, juntamente con “El Gran Dictador”, porque reflejan con ironía acontecimientos históricos –trata de ilustrar el contexto social y la cruda realidad de cómo se estaba viviendo lo que se denominó ‘desarrollo industrial’ y que provocó un cambio de paradigma al enfrentar situaciones que se vivían por primera vez.

En el inicio del largometraje se muestra un rebaño de ovejas que van hacia un mismo lugar sin cuestionarse por qué lo hacen. El símil de las personas como rebaños de ovejas, el control total de las jefaturas, los altos índices de producción exigidos y las vicisitudes por las que pasa el protagonista incitan a realizar una profunda reflexión sobre el sistema capitalista.

A lo largo de la película, se puede observar cómo las condiciones laborales empeoran notablemente hasta el punto que el obrero protagonista prefiere quedarse en la cárcel antes que volver a la libertad. La explotación laboral es resultado de la situación imperante, pues, al haber mucha gente desempleada, los que no rindan como se les exige son inmediatamente substituidos por otros que rindan más o cobren menos.

La película está plagada de escenas cómicas, pero el trasfondo de la mayoría de ellas da mucho que pensar, como la escena en que la policía, ante la protesta de los obreros por el cierre de la fábrica, detiene a todos los que puede y los encarcela sin respetar derecho alguno. También es significativa la escena de la máquina que alimenta a los obreros para que no tengan que interrumpir su trabajo para ir a comer.

La crítica que Chaplin realiza al capitalismo salvaje y a las técnicas tayloristas supuso la prohibición de esta película en Alemania e Italia por considerarla propaganda comunista, mientras que Rusia la consideró propaganda capitalista. En Estados Unidos tampoco tuvo una buena acogida, hasta el punto que Chaplin fue puesto bajo vigilancia por el FBI.

Sin olvidar que “Tiempos Modernos” se filmó en 1936, me pregunto: ¿cuáles son las similitudes con los tiempos actuales? ¿Cómo hemos avanzado (o, debo decir, retrocedido) en todos estos años?

Desde hace ya un tiempo, excesivamente largo para mí y creo que para muchas personas, estoy observando un antagonismo entre el discurso teórico y la realidad. El discurso dice que las personas son el verdadero recurso activo de las compañías, que son el factor diferencial entre unas y otras empresas, que es importante cuidar y desarrollar el talento interno para lograr que crezcan y puedan aportar más valor añadido a las organizaciones, que hay que invertir en ellas, etc. Imagino que todos hemos escuchado estas argumentaciones.



Volver atrás